top of page

El Poder del Impacto en las Organizaciones


No hay duda, somos cada vez más consciente de los desafíos sociales y ambientales, y de las inmensas oportunidades que tienen las organizaciones para ser una fuerza positiva.

La meta dejó de ser, hace rato, el solo hecho de maximizar las ganancias; el éxito empresarial ahora también se mide por el impacto que las empresas tienen en la sociedad y el medio ambiente. Sin embargo, existen aún actores en el ecosistema de emprendimiento que utilizan el término "impacto" de manera errada, empleando estrategias de marketing que no van más allá de mejorar los rendimientos económicos, presentando actividades, servicios o productos como fuentes de beneficios comunitarios cuando en realidad no lo son.

No se trata de satanizar a quienes actúan incorrectamente, sino de visibilizar el atractivo del concepto en sí mismo. Si puede ser utilizado con fines no tan ortodoxos, ¿por qué no repensarlo e integrarlo de verdad en los modelos de negocios existentes y nacientes?


Desmitificando la Orientación hacia el Impacto

Muchos emprendedores y organizaciones enfrentan temores y tabús al considerar incursionar en el mundo del impacto. Entre los miedos más comunes se encuentran los altos costos de implementación, los bajos rendimientos y la percepción de que se necesita una genialidad insuperable en temas de innovación. Hoy quiero desmitificar esta orientación y exaltar sus bondades.


Un número creciente de empresas reconocen la importancia de la sostenibilidad y el impacto social. Aunque todavía es una proporción relativamente pequeña, el número de empresas certificadas como Corporaciones B está aumentando. Alrededor de 10.000 empresas en todo el mundo cumplen con rigurosos estándares de desempeño social y ambiental. De manera similar, los informes de sostenibilidad son cada vez más comunes: aproximadamente 18.000 empresas publicaron informes en 2021 y se estima que esa cifra sea cercana a las 50.000 para 2024, lo que implicaría un incremento del 4,5% a cerca del 9% en los últimos tres años. Es alentador pensar que cada vez más organizaciones comprenden los beneficios de la transparencia y la rendición de cuentas en sus operaciones.


Ejemplos emblemáticos de empresas con impacto

Algunas empresas han superado los desafíos y han reconstruido los modelos de negocio tradicionales con éxito rotundo. Ejemplos emblemáticos son Patagonia, TOMS Shoes y Banco Grameen, cuyas historias demuestran que es posible combinar la rentabilidad con un propósito significativo.

Patagonia ha luchado frontalmente por la protección del planeta. A pesar de ser un referente en la industria de la ropa y equipos para actividades al aire libre, ha puesto su foco en la protección del medio ambiente. Dona el 1% de sus ventas anuales a causas ambientales, promueve el uso de materiales reciclados y orgánicos, y ha constituido una nueva línea de negocio enfocada en la reparación y compra de productos de segunda mano.

TOMS Shoes se basa en un sencillo pero poderoso modelo de negocio: "One for One”. Por cada par de zapatos vendido, dona un par a un niño necesitado. Este enfoque ha permitido a TOMS crecer rápidamente y crear un impacto social profundo, habiendo donado más de 95 millones de pares de zapatos en más de 60 países.

Banco Grameen y su fundador iniciaron un proyecto de microcréditos para personas sin recursos, ofreciendo créditos flexibles con intereses bajos y sin avales. Comenzó con préstamos a mujeres artesanas y ha trascendido a millones de personas, con el 96% de ellas siendo mujeres. Ha concedido miles de millones de dólares en créditos y convirtió a los beneficiarios en accionistas, ganando el Premio Nobel de la Paz en 2006.


Mi intención no es hacer propaganda a ninguna marca en particular, sino evidenciar cómo los negocios pueden ser una fuerza para el bien. Mientras que algunas empresas como Patagonia se centran en la sostenibilidad ambiental, otras como TOMS y Banco Grameen adoptan un enfoque directo hacia el impacto social. A pesar de sus diferencias, todas comparten una visión común: demostrar que el éxito financiero y el propósito social no son mutuamente excluyentes.


Muchos emprendimientos predecesores han mostrado que es posible alcanzar los indicadores comerciales mientras se genera un impacto positivo y duradero en el entorno. Superar los temores y tabúes asociados con el emprendimiento social es el primer reto para lograr integrar en los modelos de negocio el 100% de las partes interesadas como un colectivo, estas empresas han demostrado el poder del impacto. Es hora de que más organizaciones adopten prácticas responsables y sostenibles, con la convicción de que el beneficio colectivo y el éxito financiero pueden ir siempre de la mano.


 

¿Tienes una startup o emprendimiento con impacto en población retornada, desplazados internos o migrantes venezolanos que aporte estrategias que promuevan la inclusión financiera, la empleabilidad, el bienestar psicosocial, el acceso a alimentos nutritivos, servicios esenciales y redes de apoyo, entre otros?

Postúlate hasta el 25 de junio de 2024 al programa EnRumbo30: https://bit.ly/enrumbo30



37 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page