top of page

Storytelling: ¿cómo cuentas tu emprendimiento?


El arte de contar historias está permeado por elementos claves que funcionan como hoja de ruta a la hora de capturar la atención y emoción de los clientes. Conocer estos elementos nos ayuda a minimizar el riesgo de que nuestra historia pase desapercibida y posibilita a los emprendedores lograr un impacto aún mayor en su proceso de consolidación y recordación de marca.


El Storytelling, o la capacidad de narrar historias de manera convincente, es una poderosa herramienta para captar la atención de audiencias y transmitir mensajes impactantes. El arte de contar historias no es un formato específico ni una historia determinada, es la habilidad de contar la esencia, el alma y la identidad de una marca para conectar con su audiencia y sus clientes. De esta manera, el storytelling se convierte en una forma de comunicación que se puede adaptar a diversos formatos para cumplir los objetivos propuestos.


Para construir una historia que impulse tu marca, existen diferentes pasos a seguir, que no necesariamente cumplen un orden específico, pero que son imprescindibles al momento de establecer una buena narración que aporte significativamente a la reputación y ventas de tu empresa.


Identifica el propósito: Antes de comenzar a construir una narrativa, es fundamental tener claro cuál es el propósito de tu historia. ¿Qué mensaje deseas transmitir? ¿A quién va dirigido? Definir estos aspectos te ayudará a establecer los objetivos de tu historia y que estén en alineación con los objetivos de tu marca o producto digital.


Conoce al cliente: Comprender a tu audiencia es crucial. Investiga sus intereses, necesidades y valores. Esto te permitirá adaptar tu historia de manera que resuene con ellos y genere una conexión emocional.


Estructura la historia: Una buena historia tiene un inicio, un desarrollo y un desenlace. Establece la estructura de tu narrativa, asegurándote de que haya un conflicto, personajes definidos y una resolución. Utiliza un gancho inicial para atraer la atención.


Construye un mensaje central: Identifica el mensaje central de tu historia y asegúrate de que esté claramente articulado a lo largo de la narrativa. Este mensaje debe ser coherente con el propósito que definiste anteriormente.


Desarrolla personajes y situaciones: Crea personajes con los que tus clientes puedan identificarse. Define sus motivaciones, desafíos y transformaciones a lo largo de la historia. También, establece situaciones que ilustren los temas que deseas comunicar.


Refina y edita: Una vez que hayas construido tu historia, revisa y edita. Asegúrate de que la narrativa fluya de manera lógica y coherente. Elimina detalles innecesarios y enfócate en lo esencial.


Practica la presentación: Antes de compartir tu historia con tus clientes, practica la forma en que la presentarás. Trabaja en tu entonación, gestos y lenguaje corporal para transmitir tu mensaje de manera efectiva.

7 visualizaciones0 comentarios
bottom of page