top of page

¿Cuál es la mejor metodología ágil para implementar en tu organización?

Abordar esta pregunta nos empuja a comprender y abarcar un poco el concepto de Estrategia digital en las organizaciones, un concepto que va más allá de la transformación digital, ya que involucra más elementos que los meramente físicos o instrumentales, va más allá que una pasarela de pagos y más que una página web. La digitalización dentro de las organizaciones involucra un alto sentido de adaptabilidad hacia el futuro, cambios en el modelo de negocio, una reorganización de la estructura y como pieza fundamental una transformación cultural que involucra valores, creencias, rutinas, hábitos y dinámicas.




Dicho lo anterior, podemos decir que la transformación no es digital, la verdadera transformación va ligada a componentes corporativos y organizacionales, donde la implementación de una estrategia digital, implica el desarrollo de metodologías ágiles en las organizaciones, con el propósito de promover el aprendizaje continuo en el marco de una cultura colaborativa, adaptativa y flexible.


De esta manera, podemos definir a las metodologías ágiles como prácticas que permiten adaptar la forma de trabajo a las condiciones y circunstancias del entorno de un proyecto, contando con un alto nivel de flexibilidad e inmediatez en los procesos, donde el enfoque de está orientado a las personas y sus interacciones, más que a los procesos y herramientas, a su producto funcionando, más que a una documentación extensiva, a una colaboración con el cliente, más que a una negociación contractual y a una respuesta al cambio, más que seguir un plan establecido.


Al mismo tiempo, es importante conocer acerca de los principios fundamentales dentro del agile manifiesto, donde podemos clasificar los principios en 4 categorías principales. Los principios que responden a una Entrega de valor, dándole una prioridad al cliente, realizando entregas frecuentes, mediciones del producto funcionando y manejando la simplicidad como un factor determinante. La colaboración de negocio, donde encontramos principios como la aceptación de cambios, de forma flexible, y la colaboración diaria dentro del equipo de trabajo, donde se revisan avances, obstáculos y pendientes por resolver. La dinámica del equipo y su cultura, categoría que hace referencia a las dinámicas interpersonales del equipo, contar con un personal motivado, conversaciones directas y mantener un ritmo sostenible de trabajo. Y finalmente, pero no menos importante un Aprendizaje continuo, donde siempre se busca una mejora continua de los procesos, aprender continuamente a incrementar el rendimiento del equipo.

Pero, ¿cuáles son los tipos de metodologías agiles más implementados en las organizaciones? Existen diferentes tipos, las cuales son metodologías que se guían y ejecutan bajo los principios anteriormente mencionados, pero las más utilizadas son SCRUM, Kanban y programación extrema (XP).


En SCRUM, unas de sus principales características es que se basa en una estructura de desarrollo incremental, donde el ciclo total del desarrollo se puede segmentar en pequeños proyectos, conocidos como interacciones o Sprint, donde se le hace un acompañamiento diario dentro del equipo de trabajo para lograr su objetivo final. Al mismo tiempo, permite maximizar la productividad, la planificación y la transparencia dentro del equipo.

Por otro lado, la metodología Kanban, nos permite conocer el estado actual de cada una de las actividades, conociendo los avances de diferentes proyectos al mismo tiempo. Generalmente las actividades a realizar se pueden clasificar en “Pendientes”, “En proceso” y “Finalizadas”.


Ahora bien, la programación extrema (XP) por sus siglas en inglés, es de las metodologías más aplicadas en el desarrollo e implementación del software, la cual permite trabajar ágilmente con una retroalimentación constante por parte del cliente, al poder contar con versiones parciales del producto final. Acá la participación del cliente juega un rol fundamental, ya que permite la reducción de costos, la gestión del tiempo y los recursos de una manera más eficiente.


En este orden de ideas, y respondiendo a la pregunta inicial , la respuesta es simple, no existe mejor metodología que otra, ya que implementar alguna dentro de la cultura organizacional no involucra exclusividad con alguna, por el contrario, podemos implementar diferentes metodologías que respondan a las necesidades del contexto de cada organización, de su forma de manejar los proyectos, de sus recursos y de su cultura laboral.


Al reconocer la metodología que se necesita, es importante poner de manifiesto y en conversación el cambio cultural que esto implica con los miembros del equipo impactado, porque los cambios, sin lugar a duda, serán inminentes. Estará entonces en nuestros líderes y equipos desarrollar capacidades y habilidades para  adaptarnos fácilmente a las solicitudes del entorno, solo de esta manera podremos sobrellevar los nuevos retos que demanda el mundo empresarial.


 

Si aún no sabes cuál es la mejor metodología para aplicar a tu organización, en Xpedición Pantera estamos para acompañarte. Hasta el 12 de julio de 2024, postúlate a la cohorte 24-2 e impulsa tu startup a otro nivel https://www.panteramakers.com/xpedicionpantera

12 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page